19 jul. 2012

El Poder de los Gatos en Egipto




AMOR POR LOS GATOS EN EGIPTO


Entre muchas de las razones para adoran a los gatos, los egipcios observaron lo magníficos guardianes que eran de sus cosechas, almacenes y hogares limpiando de roedores, pequeñas serpientes y otros depredadores su vida cotidiana.


Elevaron a la categoría de dioses a los gatos a raíz de una invasión de ratones que atacaron los depósitos de granos y cereales del Nilo y los gatos mantuvieron a raya a las ratas y otros depredadores lejos de sus almacenes de maíz, evitando la tragedia de la hambruna.



CURIOSIDADES DE LOS GATOS ENTRE LOS EGIPCIOS

El gato egipcio  tenia varios calificativos,era llamado “Mao”  que significa gato o “Maui” como imitación a su sonido gutural y que a la vez significa “hablar”. También llamado “Miw” que significa “ver”,haciendo referencia a la creencia de que los gatos pueden ver el alma humana.


Los felinos  fueron considerados  animales domésticos, como los perros y fueron domesticados incluso antes que ellos.Gozaban de la misma libertad que mantienen hoy en día, permitiéndoles a ir y venir a su antojo hasta que finalmente, los gatos decidieron quedarse entre los humanos y fundar sus propias familias.


El respeto y la adoración por los gatos era tan elevado, que en caso de incendio de la vivienda, el felino   tenía que ser el primer miembro de la familia en ser rescatado.

Matar a un gato, estaba penado con la  muerte, aunque la muerte fuera accidental, sin intención. Esta ley surgió a  fin de protegerlos ya que muchos gatos servían de "cena" antes de la dicha ley.


Las mujeres de la época, se maquillaban los ojos imitando los rasgos alargados de los ojos gatunos. Ya que los gatos en sí,  eran considerados el símbolo máximo de belleza y gracia


“Siete vidas tiene el gato”. Refrán  popular egipcio.Los antiguos egipcios creían que los gatos después de siete vidas  y sus correspondientes reencarnaciones, trás de la última  se reencarnaban en un ser humano.


Colocaban estatuas de gatos fuera de sus casas para impedir la entrada de espíritus malignos, tal era el poder que  crerían que poseían  los gatos.


Cuando un gato caía enfermo recibía tantos cuidados y atenciones como los que se daban a los niños.


Algunas mujeres del antiguo Egipto en su infancia recibieron el nombre de Miut que significa gata en egipcio a otras simplemente se les apodaba cariñosamente así, llamándolas gatas como calificativo cariñoso.

 
Cuando salían de cacería, llevaban gatos en vez de perros a modo de “gatos sabuesos”. En el Imperio Nuevo, se llegó a adiestrar a los gatos en la cacería de aves y a coger la presa y llevarla hasta el cazador


Los antiguos egipcios creían que los ojos de los gatos eran capaces de escrutar el alma humana.


DONDE VIVIAN


La antigua ciudad de Bubastis (hoy) estaba consagrada a su culto, de allí proceden centenares de gatos momificados que fueron enterrados en su memoria. Su culto fue tan importante que en sus templos se criaban  gatos en su representación, y a su muerte  eran e momificados y enterrándolos en tumbas específicas para ellos si la familia humana se  lo podía permitir.

Costumbres   Funerarias

Cuando un gato moría, tal era su dolor que todos los miembros de la familia se rasuraban las cejas en señal de luto y mantenían el luto hasta que las cejas volvieran a crecer.
A su muerte los gatos, eran embalsamados, un trato que solo era exclusivo de los dioses.

A partir de la XXII dinastía (9850a.c) cuando se comenzó con la momificación de los gatos, algo que se ha podido comprobar en la actualidad gracias al descubrimiento de más de quince necrópolis dedicadas a estos felinos.

El cementerio de gatos más grande de todo Egipto estaba precisamente en Bubastis, un lugar al que acudían gentes de todo el país para dar sepultura a sus queridos felinos.

En el cementerio de Beni -Hasan en Egipto fueron descubiertas cerca de 300.000 momias de gatos. Desgraciadamente en esa época fueron llevadas a Inglaterra para ser usadas como abono. Existe un dato significativo que cuenta que una compañía británica compró a finales del siglo XIX un cargamento de 17000 kilos de gatos momificados, para pulverizarlos y emplearlos como fertilizantes en Inglaterra. En aquel barco se presume que viajaron unas 180000 momias felinas


No sólo habia momias, también sarcófagos reales.
El  de Osiris Tamiat gato del príncipe Tutmosis, el cual estaba  ricamente adormado,  con materielas  lujosos, hecho en  piedra caliza y los velos  que envolvian  la momia  del gato destacaba por sus preciosos diamantes y  hermosas gemas.









16 jul. 2012

PALACIO DE FESTIVALES

Desde las tripas del  Palacio de Festivales todo se ve diferente y sorprendente mejor si cabe, de lo que una se puede llegar a imaginar y eso que una tiene mucha imaginación .Camerinos,escenario, organización,el control,  el orden, las entradas y salidas de las bailarinas,la labor del regidor impecable.Una experiencia muy positiva vivir los entresijos  entre bastidores.

Desde el exterior.El Palacio en sí ,es un lujo al alcance de una entrada.

 Una agradable actuación  en un entorno tan especial.